top of page
  • Foto del escritorFernando

Sennheiser IE200 IEM

IEM de alta gama, la entrada a la serie IE de la prestigiosa casa Sennheiser.


Sennheiser es una compañía que no necesita presentación en el mundo del audio, menos aún, en relación a sus auriculares, podría escribir esto y evitarme el tener que redactar un par de párrafos al respecto, pero vamos, ¿qué clase de blog sería si hiciera eso?


Fundada en 1945 y con un sólido pasado como fabricante de instrumentos de medición y micrófonos especializándose, posteriormente, en la fabricación de auriculares. En 1968 lanzaron los HD 414, los primeros auriculares open back, mismos que se mantienen como uno de los modelos de auriculares más vendidos de todos los tiempos. Para los 80's los auriculares Sennheiser estaban en todos lados. Desde la cabina del Concorde hasta las cabinas de los DJ's en Alemania y Reino Unido.


Fast forward y la línea de IEM's de la marca se ha hecho con un sólido pie en el mercado internacional, gracias a su calidad y altas prestaciones en cuanto a sonido. Son altamente codiciados en el mercado asiático, incluso ante el tsunami de ofertas y opciones que las propias compañías de la región ofrecen a sus potenciales clientes. Esto ya debería indicarnos que Sennheiser, muy claramente, tiene mucha experiencia y capacidad a la hora de producir auriculares que producen un sonido de alta calidad.


Construcción.

Con un cuerpo formado en un polímero plástico los IE200 son, a la vista, bastante sencillos. Su forma difiere de lo que tradicionalmente vemos en otras marcas, con un cuerpo más delgado y alargado, como si se tratara de una píldora. Las boquillas donde se ajustan las puntas son del mismo material y están unidas al cuerpo. En el extremo opuesto, donde se conecta el cable, hay un pequeño aro de color negro o rojo, que indica si es el auricular derecho o izquierdo. El logo de la marca y un pequeño puerto de ventilación se ubican en la cara exterior del monitor.



Hablando de puertos de ventilación, los IE200 cuentan con una particularidad en este sentido. En la boquilla de salida tienen un pequeño puerto que puede quedar abierto o cerrado, según la posición de la boquilla. En papel, una u otra posición sirven para modificar el perfil acústico. En la práctica, muchos usuarios optan por poner un pequeño trozo de cinta que cubra el puerto y cambian a las puntas de su elección, lo que otorga una firma sonora con un perfil más controlado en el espectro de las frecuencias bajas.


Para efectos de esta review, he utilizado la posición normal, pues es la que la mayoría de usuarios utilizan. Si bien he probado la otra, pero he tenido problemas para ajustar los IEM a mi oído en esa configuración, acabando por empujar la punta a su posición "normal".


El empaque es de alta calidad, con una caja de generosas proporciones y un inserto de espuma que protege los auriculares. Se incluyen el cable, una variedad de puntas de plástico y goma y un pequeño estuche protector, así como documentación.


Las puntas son de calidad y proveen buen ajuste, he utilizado las puntas estándar de plástico por preferencia personal pero Ustedes están invitados a probar cualquiera de las opciones o, incluso, a experimentar con vuestras preferencias fuera de la marca.



Lo que no será tan fácil de encontrar fuera de la marca será un cable de reemplazo. La utilización de un cable propietario MMCX nos acota un poco las opciones, más estas existen. En realidad el cable, aunque de buena calidad, tiene una tendencia a la microfonía, por lo que muchos usuarios buscan su reemplazo o le cubren con algún tipo de funda. Por otro lado, sólo se ofrece la opción "single ended", teniendo que buscar, como extra, el cable balanceado si esta es vuestra preferencia. Esto es totalmente entendible en este rango de precio. Antes de cambiar el cable o modificarlo, recomiendo probar el OEM, la microfonía tampoco es excesiva y si se utilizan en un escritorio o sin mayor movimiento, no deben de tener problemas.


En cuanto a sus componentes, los IE200 aprovechan la tecnología de las gamas más altas de Sennheiser, haciendo uso de un transductor de 7mm denominado "true response". El mismo puede ser encontrado en los IE300, IE600 e IE900. La marca señala que el transductor o, driver, tiene una distorsión armónica mínima y tiene una respuesta de frecuencia amplia (ver tabla de datos técnicos).


Como suenan.

Haciendo uso del Apple DAC y un Iphone con la aplicación de Tidal, me dispuse a escuchar una selección de temas para comprobar las capacidades de los Sennheiser IE200. También realicé la escucha de las mismas canciones a través del combo Ifi Dac + Can que utilizo habitualmente en mi escritorio. Las observaciones que se vierten a continuación son reflejo de la escucha con ambas configuraciones.


The Who - Love Reign O’er me (Remastered 1996) El detalle fue impecable y el sonido se transmitió con absoluta claridad. Escenario un tanto compacto, pero esto es, sin duda, debido a la grabación.

Agudos: Brillo controlado, bien definidos y con timbre realista. El punto de cruce entre los agudos y los medios está muy bien manejado, lo que permite una separación realista en instrumentos y voz.

Medios: Detallados con mucha textura y presencia, sonido tendiente a analítico pero muy musical, lo que lo salva de ser frío y aburrido.

Graves: Definición pero falta de cuerpo (potencia) en las frecuencias más bajas, entendible dada la configuración del auricular. Aunque no se sienta la totalidad de potencia del bajo, en ningún momento se siente que el equipo se descontrole.


Jimi Hendrix - Castles made of sand La separación de canales ha sido soberbia, lo que ha permitido que los Sennheiser rindieran un escenario amplio y con mucha profundidad. Los overdubs de guitarra de Hendrix tienen un cuerpo distinto y definido. El sonido, nuevamente analítico sin ser frío, gracias a la representación de la música acompañada de una pizca justa de calidez. Nuevamente notamos cómo el bajo “rueda” en cuanto la profundidad del mismo se incrementa a volúmenes de escucha más elevados, pero igualmente, sin perder definición ni control.


Los medios claros y con definición. La reproducción de la voz de Jimi es fiel a la textura que la misma presenta en las grabaciones de otros temas y su reproducción en equipos de alta fidelidad, por lo que estimo que los IE200 la han sabido capturar y reproducir adecuadamente. El tema agudos recibe, una vez más, un sobresaliente por su excelente presentación.


A Tribe Called Quest - Low End Theory Medios predominantes con buena extensión hasta las frecuencias altas, que son resueltas sin destacar en brillo excesivo y buena presencia, reproduciendo realismo en los extremos del espectro. La claridad y buena presentación favorece la línea de voz.


El bajo, sin embargo, se diluye hasta desaparecer antes de rendir las frecuencias más bajas, dejando la sensación que perdemos información en el extremo. Está carencia acusa, en especial, al inicio de Buggin’ Out, donde el bajo inicia con notas muy profundas y algo descontroladas por presentarse muy orgánicas. Más la explicación es, relativamente, sencilla. Es, precisamente, la manera en que está grabada esta pista, la que hace que se perciba esta sensación. Los IE200 reproducen fielmente el material que se les prove, dado que tienen una excelente respuesta y una definición excepcional.


Datos técnicos.

Respuesta de frecuencia

6Hz . -20,000 Hz

Driver true response

7mm

Cable

MMCX a jack 3.5mm, 1.2 metros

Peso

4 gramos

Impedancia

18-Ohms

SPL

119dB

Distorsión armónica total

<0.08%


Conclusiones.

Los Sennheiser IE200 son un par de auriculares muy completos pero, a su vez, tienen puntos fuertes y otros tantos que presentan oportunidad de mejoría (¿Qué producto no tiene estos últimos?). Veamos.


Se trata de unos IEM con una construcción y prestaciones excelentes. Tienen un diseño muy atractivo y sutil. Los materiales empleados son de buena calidad y son muy cómodos de llevar, sin causar molestia tras varias horas de uso continuo. El cable, aunque sólido, ligero y cómodo, es susceptible a la "microfonía", es decir, cualquier pequeño toque del mismo durante su uso se transmite a los auriculares. Esto resulta mínimamente incómodo pero no es, para nada, un problema grave. Si el perfil de sonido de los IE200 se ajusta a las preferencias del usuario, si que considero recomendable, a mediano plazo, hacer un pequeño upgrade de cable o, en su defecto, poner algún tipo de protección al original.


El sonido es claro y permite la escucha de material de alta fidelidad con muy buenos resultados, si bien pierde algo de contundencia en el rango más bajo, sin que esto nos parezca sorprendente. Se trata de un par de IEM, por favor, que nadie se lleve las manos a la cabeza si lo decimos. Es normal y completamente entendible. También es verdad y, por ello de obligada mención, que los IE200 son algo susceptibles a la posición en que se colocan, debiendo asegurarnos en todo momento que están bien ajustados al canal de nuestro oído y con un sello fuerte para no perder información auditiva.


En ningún momento consideré que la respuesta en frecuencias bajas fuera decepcionante ni inadecuada. Simplemente obedece a la preferencia del tuning del fabricante con respecto a este modelo en específico.


En cuanto a la relación calidad precio diré lo siguiente: Se trata de un artículo bastante "utilitario", me explico. No utiliza materiales exóticos, no presenta accesorios lujosos ni mucho menos. La totalidad del producto está orientada a un solo resultado. Obtener la mejor calidad de sonido y durabilidad con un coste accesible para el usuario. Esto parece ser un tema en relación a varios productos de Sennheiser, puesto que se trata de una compañía que se ha dedicado por mucho tiempo al audio profesional, donde este tipo de equipos son herramientas de trabajo. En este sentido, considero que el precio de los IE200 es más que aceptable, pues sin duda, son auriculares que durarán por mucho tiempo y con muy buenas prestaciones de uso a lo largo de su vida. Para brillos y cosas más exóticas, habría que mirar a otro lado pero, al final, ¿qué no decíamos que lo que apreciábamos era el sonido?


Los recomiendo ampliamente a usuarios que quieran probar auriculares de una marca reconocida, con la pretensión de un sonido más analítico y con una gran capacidad de generar escenario y claridad. Son una excelente opción en el rango de precio y, lo que es más, os durarán toda la vida.


Donde comprar.


Los Sennheiser IE200 están disponibles a través de Magnetron, distribuidor en España de esta y otras marcas de reconocido prestigio en Alta Fidelidad. Tienen un precio PVP de €149,90 al momento de esta reseña.


Galería.



Entradas relacionadas

Ver todo

Kommentarer


bottom of page