top of page
  • Foto del escritorFernando

Qualiton A75 - Amplificador integrado.

Tercera entrega de la marca Qualiton que, como siempre, promete un excelente sonido y una ingeniería impresionante.

Esta es ya la tercera reseña de los productos de Qualiton - Audio Hungary. Hemos tenido oportunidd, en el pasado, de explorar su amplificador de potencia, el P200 y su previo de phono. En ambas oportunidades me encontré con equipos bien diseñados desde el punto de vista estético y de ingeniería. Un sonido claro, potente, con excelente presentación y una calidez espectacular, cortesía de su integración con tubos de vacío. Estoy ya tan acostumbrado a convivir con productos de la marca que, sinceramente, les echo en falta cuando los he de enviar de vuelta a Alma Audio.


Hoy, cortesía de Alma Audio, tenemos el amplificador integrado Qualiton A75, un integrado que permite, en un diseño compacto, un sonido potente y cálido para disfrute de los audiófilos aficionados a los tubos de vacío. Incorpora la opción de conectar varias fuentes en sus conexiones de línea XLR y RCA lo que, en sentido estricto, lo convierte en un amplificador integrado.


Construcción.

Qualiton sigue el mismo diseño del resto de su línea, lo que genera una atractiva coherencia cuando se integran varios de sus equipos. Un componente que es apreciablemente sólido con un diseño industrial muy definido por la existencia de tres volúmenes distintos. Hoy con un bello tono plata acabado en excelente pintura.


En primer lugar un sólido chasis donde se alojan los componentes electrónicos. Una forma cuadrada y con el control de volumen y selector de entradas en la parte frontal. El maquinado del mando del volumen es muy atractivo y con un determinado look industrial. El indicador LED de la entrada también tiene un atractivo diseño y resulta legible desde la distancia sin distraer. El color plata me ha parecido muy bien conseguido y atractivo, similar al tono de los Porsche de los años 60 (coincidencia que justo me topé con uno hace unos días).

En la parte frontal superior encontramos el zócalo donde se acomodan las válvulas. En este caso, 4 KT170 (en el caso de mi muestra) para potencia, 2 12AX7 y 4 12AT7 para entrada y ganancia. Las válvulas se pueden proteger con una jaula que viene incluida, en el caso de utilizar las KT170, la jaula se queda pequeña y no es posible colocarla.

En la parte posterior, visto desde el frente, encontramos el volumen donde se alojan los transformadores. Los mismos se encuentran protegidos y sus aislados mediante una caja metálica, pintada al color del equipo. En la parte trasera, las conexiones para las entradas (XLR x 1 y RCA x 3), cable de alimentación y altavoces, que propone opciones para 4 y 8 Ohms.

La construcción es sólida y robusta. Los mandos agradables al tacto y, en general, se aprecia la calidad de todos los componentes. Nuevamente echo en falta que el botón de encendido no se sitúe en un lugar más accesible.


El A75 incluye un mando a distancia, que permite la selección de la entrada, el control del volumen y la opción de silenciar el equipo (mute). El mando es rectangular, metálico y de color negro, con los botones redondos en acabado metálico. Se trata de una pieza de equipo muy robusta y funciona de maravilla.


Como suena.

Para evaluar el sonido del amplificador, le hice funcionar con el equipo siguiente:


Fuentes: Rockna Wavelight Server + DAC, haciendo streaming mediante Roon + Tidal en máxima calidad.

Cableado: Wires4Music, serie Horus para corriente, nuevamente Wires4Music Horus XLR para la conexión entre el DAC y el A75 y Wires4Music Música LS para altavoces.

Altavoces: Sonus Faber Sonetto III, posteriormente Klipsch Forte IV.


Teniendo a mi disposición el inmenso catálogo de Tidal, opté por un comienzo tranquilo en mi reseña y partí por lo conocido. Escuché una variada mezcla de temas y estilos musicales y compilé una pequeña lista de reproducción que me permitiera evaluar las fortalezas y debilidades del Qualiton.



Hellbound - Tygers of Pan Tang. Había que meter algo de rock heavy para desvirtuar la afirmación que, los amplificadores a válvulas, no pueden mantenerse al paso del ritmo. En este excelente tema, el Qualiton nos demuestra que, no sólo puede mantener el ritmo, sino que lo representa con una calidad de sonido extraordinaria.


El ritmo rápido y dinámico de los Tygers no supuso ningún problema para el Qualiton que se defendió, perdonar la expresión, como un tigre y rindió un excelente sonido de este clásico contemporáneo del heavy metal. No se apreciaron pérdidas de calidad, escenario ni dinamismo en la reproducción de la música. Admito que con el sonido proyectado con las Klipsch Forte en este tema en particular es casi imposible no pararse del asiento para disfrutar aún más de la música.


Sonate No. 1 pour violoncelle et piano - Fauré Authentique. En este material que recientemente he recibido de Audite, podemos analizar el comportamiento del Qualiton al momento de representar el rango dinámico de los instrumentos que intervienen en la grabación. Cambiando de registro, pasando a una grabación con una dinámica totalmente distinta es apreciable la virtud del A75 para reproducir un registro de rango dinámico amplio, pasando con honores en cuanto a al reproducción de música clásica se refiere, rindiendo un extremo de calidez a los instrumentos de cuerda que los hace muy dulces al oído, permitiendo un disfrute máximo.


Be and Know - Terumasa Hino. Aún con la pobre selección de Jazz Japonés en Tidal (una de sus más grandes fallas desde mi punto de vista) he logrado rescatar esta joya.


Un inicio sutil pero con mucha presencia. Una excepcional separación entre instrumentos, aún los que se acercan en registro. Gran calidad en el manejo del escenario proyectando una escena muy amplia y con profundidad.


Lo que más me sorprendió, además del agradable tono en la trompeta de Hino, fue la claridad con que todo se presentaba. Realmente sorprendente poder distinguir todos y cada uno de los instrumentos y su ubicación. El sonido más grave del sax tenor, con sutil representación en el fondo de la melodía cobraba una presencia casi inadvertida hasta que te atrapaba en el fondo del escenario.


Acabé escuchando este álbum varias veces, descubriendo nuevos matices con cada reproducción.


Datos Técnicos.

Potencia de salida

2x 75W

Distorsión armónica total

<0,1%

Respuesta de frecuencia

25 Hz - 70kHz

Sensibilidad entrada balanceada

920mV

Sensibilidad entrada no balanceada

920mV

Entradas

3 entradas no balanceadas, 1 balanceada

Salidas

2 no balanceadas

Ganancia

+28,5 dB

Impedancia entrada balanceada

40kOhm

Impedancia entrada no balanceada

10kOhm

Salidas altavoces

4Ohm y 8 Ohm

Ratio señal - ruido

>100 dB

Requerimiento de corriente

620W

Válvulas de vacío

4x KT120 (150 o 170) 4x 12AT7, 2x 12AX7

Peso

21 kg

Dimensiones

35 x 22 x 42 cms

Conclusiones.

Qualiton no decepciona. El A75 es, como los demás productos que he tenido oportunidad de probar de la marca, un excelente ejercicio de ingeniería, en este caso, orientado a crear un sobresaliente amplificador integrado. La calidad de la construcción, así como la del sonido es, sin lugar a dudas, de primer nivel.

El A75 opera en configuración AB, en conjunto con las válvulas, la operación desprende un poco de calor, así que recordar tenerlo bien ventilado y mimarlo mucho. En términos estéticos, el amplificador es magnífico, creo que prefiero el acabado plata que el negro para los equipos de la marca.


En cuanto al desempeño, el Qualiton ha tenido un gran papel. Es común que se achaquen problemas de "dinamismo" a los amplificadores a válvulas, con el A75 no fui capaz de percibirlos, aún haciéndolo tocar rock más "heavy". En cuanto al rango dinámico exhibido, cortesía de las últimas grabaciones de Audes, el resultado fue genial.


La calidez y dulzura del rango medio, tanto con las Sonus Faber como con las Klipsch fue espectacular, sinceramente es un amplificador para disfrutar mucho de la música. Permite sesiones prolongadas de uso por su tonalidad, puesto que el sonido no es para nada frío ni se torna analítico. Los brillos en las melodías son bien controlados y con una claridad que sorprende pero no deslumbra. Hablando de los distintos altavoces, no tuvo tampoco dificultades en manejar uno u otro, aún con el dispar rango de sensibilidad.


Me costaría decir si se trata de un amplificador para audiófilos o para melómanos, puesto que sus virtudes son tales que creo que gustaría a ambos, mientras que las debilidades, apenas perceptibles, no considero fueran a ser un obstáculo para cualquiera de las categorías. Me atrevo, entonces, a decir que es un amplificador que difícilmente decepcionaría a nadie y que, al final, encontrará un hogar fácilmente con cualquiera que lo escuche.

Lo diré desde ya, Qualiton se ha vuelto una de mis marcas favoritas en el mundo de la alta fidelidad. Un sonido cálido, con una presentación excelente, manejo extraordinario de prestaciones y relación calidad/precio. El diseño industrial de sus productos, excepcional. ¿Se puede pedir más? Yo creo que no. Ahora, a seguir disfrutando un poco del A75, antes que Jorge se acuerde que lo tengo yo y me lo pida de regreso.


Donde comprar.

El equipo está disponible a través de Alma Audio, quien también ofrece otros productos de excelente calidad y prestaciones, así como el resto de la línea de productos de Qualiton, unos favoritos de Et Sona por su calidad y excelente sonido. Por favor, visiten su página y confíen en que serán atendidos de la mejor manera.


El coste del equipo, al momento de la review, es de €6.900,00 con las válvulas KT120, para las opciones de las KT150 y KT170, es necesario añadir €375 y €525, respectivamente.


Alma Audio. Calle Huertas No. 11. 28220 Majadahonda (Madrid). Cita previa: +34 607 846 527. https://www.alma-audio.com/es/



Galería.




Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page