top of page
  • Foto del escritorFernando

Weiss DAC 204

Desde Suiza tenemos el placer de presentar el DAC 204, un equipo de pequeñas dimensiones que viene cargado de sorpresas.



Weiss es una empresa fundada en 1985 y que, desde sus inicios, ha contado con un renombre de enorme peso en los círculos de audio profesional. Sus productos, como el DAC 501 han recibido innumerables premios y halagos por parte de la prensa especializada y no ha sido en vano. Bajo la tutela de Daniel Weiss, la dirección del desarrollo de los productos de la firma se apega a una constante: Calidad.


Con una sólida experiencia en la creación de equipo para audio digital, una de sus más recientes apuestas para la entrada a la marca es la familia "200". La cual incluye el DAC 205 y el DAC 204, modelo reseñado hoy en Et Sona.


Por repasar un momento las diferencias, el 205 se presenta como un modelo más sencillo en cuanto a funciones, pero no por ello menos capaz en términos técnicos. La diferencia más notable es la ausencia de la conexión USB y la falta de la capacidad de conversión entre formatos digitales. Una vez aclaradas las diferencias, pasemos a los detalles.


Construcción.

Pocas veces hablo del empaque a detalle, en el caso del Weiss, es parada obligada. Excelente caja y excelente presentación. El equipo venía protegido y en un empaque fácil de reciclar, poco más se puede pedir.



Una vez abierto y comprobado, procedí a conectar el cable de corriente al adaptador y al equipo. Conecté los excelentes cables de Final Touch Audio, el USB Callisto a mi ordenador y el Coaxial Themisto a la salida digital de mi Sony CDP-338ESD. Fue entones que reparé en los detalles de la construcción del equipo.


El DAC 204 presenta una sólida construcción metálica, con una forma rectangular. La parte central está acabada en color negro, mientras que la delantera y trasera son placas metálicas color plateado. La placa frontal presenta el logotipo de la marca y la descripción del equipo, en el medio encontramos un interruptor con 3 posiciones que permite cambiar entre las entradas. En la parte inferior, de izquierda a derecha, un conjunto de LEDS color verde nos indican que el equipo está encendido, así como la calidad de archivos que el mismo está recibiendo a través de conexión de entrada USB. En el medio 2 switches más permiten determinar el formato de conversión de los archivos DSD y, por último el switch de encendido.



En la parte trasera, el Weiss DAC204 presenta una multitud de conexiones, encontramos, en la parte superior salidas RCA y salidas balanceadas XLR (aquí se nota el ADN de audio profesional de la marca). En la parte media, hay 2 pequeños interruptores, iguales a los delanteros, que permiten atenuación de la salida, a un costado, las entradas digitales en coaxial RCA y óptico. Debajo encontramos la conexión para la fuente de poder, la entrada USB, 2 salidas digitales S/PDIF y una salida AES con terminal XLR.



Las salidas digitales son utilizadas cuando el DAC204 es usado en modo conversión Digital/Digital, otra de sus grandes capacidades. En esta reseña nos hemos limitado a utilizarlo como DAC, haciendo uso de sus entradas USB y Coaxial RCA.


Nótese el amplio conocimiento de Weiss en la implementación de fuentes de poder y salidas, lo más alejadas las unas de las otras, para evitar que el campo electromagnético producido por el voltaje genere interferencias y deteriore la salida de audio.


Antes de encender el DAC, comprobé conexiones y me dispuse a verificar la configuración de la salida de audio de mi MacBook Pro, esto es un paso importante ya que, probablemente, y aunque estemos haciendo Streaming en MQA o calidades superiores a los 44.1kHz, la salida de audio no cambia automáticamente, al menos en Mac OS, así que verificar este pequeño tutorial para comprobar que estamos con la configuración correcta: Tutorial Mac para salida de audio en alta calidad.


Ahora si, ¡a escuchar música!


Sonido.

Desde la aplicación Tidal y con el MacBook como fuente, alimentando el Weiss DAC204 a través del cable USB Callisto de Final Touch Audio, seleccione la entrada auxiliar del McIntosh C504 y la salida a los KEF Q350, amplificados por el McIntosh MC502. Comprobé el control de volumen de todo, seleccioné una playlist que había compilado en anticipación y a escuchar.


¿Cuándo fue la última vez que solo comenzar la música se les puso la piel de gallina? A mi fue este día. Sonó la intro de Ball and Chain (Live at McMahon Stadium) - Janis Joplin y el sentimiento de una pequeña carga eléctrica recorrió mi cuerpo, la piel se me erizó y una enorme sonrisa se dibujó en mi boca. Vaya sensación.


Fleetwood Mac - The Chain (2001 Remaster). La fama de este disco lo hace 100% un cliché en el mundo audiófilo al utilizarlo como referencia pero, seamos honestos, es una excelente grabación así que, ¿por qué no utilizarla? La amplitud del escenario y la proyección de la imagen con el Weiss fue sorprendente. Hablar de la claridad y precisión que el equipo logró resolver de este archivo es difícil sin que tengan oportunidad de escucharla pero, siendo conservador, es la mejor presentación que he escuchado del mismo en mi equipo.


The Rolling Stones - Wild Horses (2009 mix). Esta balada de los Stones me gusta por muchas razones. Estoy muy familiarizado con su presentación y sonido. A través de su conexión USB, el Weiss nuevamente nos regaló un impresionante escenario y una claridad inusitada en la guitarra de 12 cuerdas utilizada por Richards y la voz de Jagger. La batería de Watts y la línea del bajo de Wyman suenan claras y contundentes en la sección de ritmo.


En resumen, en el tema sonido, permítanme explicarlo a mayor detalle: El escenario más amplio que había escuchado a través de mi sistema jamás, punto. Una profundidad y dimensión que no pensé posible para un equipo tan modesto como el mío. Los sonidos cobraron una dimensión totalmente distinta. Era, verdaderamente, una imagen tridimensional.


No solo eso, el timbre tanto de voz como instrumentos se volvió un poco más real, fue un sentimiento de inmediatez que no es apabullante, pero sí notable, como la diferencia entre escuchar una voz por teléfono y en vivo. Ya no estamos hablando de definición (que era mayor), ni de calidad del sonido (que también era perceptible la mejoría), estamos hablando de un sentimiento de realidad que definió el sonido que espero, a partir de ahora, de mi sistema.


Con el reproductor de CD's pasó lo mismo. Fue como si hubiera cambiado el equipo entero. Entiendo que la información que se lee del CD es la misma, pero la presentación a través del conjunto del sistema, gracias al Weiss, era mucho mejor. Los sonidos ya no solo eran ondas generadas a partir de dígitos leídos por un láser a alta velocidad, cobraron cierta textura que los había, en una palabra: palpables. La sensación perduró conmigo mientras escuchaba la selección musical que había preparado para la audición. Fue algo realmente impresionante.


Black Sabbath - Paranoid (CLACD 197). Toda la energía de Osborne, Iommi, Ward y Butler fue presentada de manera amplia por el Weiss. Los 7.55" de War Pigs fue magistral, seguidos por los icónicos temas del álbum. Nota tras nota y canción tras canción el sonido de Sabbath en su cúspide fue totalmente cautivador, como normalmente lo es, pero con esa dosis extra de musicalidad aportada por el DAC 204. Sigo sorprendido de la cantidad de detalle que ha logrado rescatar de cada una de las grabaciones con las que lo he probado. Es como escuchar versiones adicionales, más detalladas, de los temas que conocemos tan bien.


R.E.M. Monster (CR00238). Esta obra maestra se ha beneficiado igualmente del tratamiento recibido por el DAC 204. El escenario se ha ampliado considerablemente a lo que el DAC interno del CDP-338ESD ha logrado rescatar. Igualmente beneficiado ha resultado el tratamiento de los bajos con la intervención del Weiss. Que ha dado ese pequeño pulimento que hacía falta para que sonasen del todo limpios a través de las KEF Q350.


Datos técnicos.

Entradas digitales

3 (1x USB, 2x AES/EBU o S/PDIF)

Formatos compatibles

PCM 44.1kHz a 384kHz, DSD 64x/128x

Salidas

Single ended RCA, Balanceada XLR

Fuente de poder externa

Consumo 6.3W

Respuesta de Frecuencia 44.1kHz

0Hz - 20kHz: +-0,25dB

Respuesta de Frecuencia 176.4kHz

0Hz-80kHz: +-2.5dB

Distorsión armónica total

-116dbR (0.00016%), -125dbR (0.00056%)

Conclusiones.


Una cosa es cierta y es que, en Suiza, son excelentes a la hora de diseñar y construir herramientas que sean durables, de calidad y, sobre todo, útiles al momento de afrontar diversas tareas. Sumen esto a la vasta experiencia y conocimientos en la materia y, como resultado, tendrán algo muy cercano a la idea de lo que es el DAC 204.


Los atributos del Weiss exceden, por mucho, lo que nos podemos esperar de su modesta presentación. La capacidad de traducir ceros y unos a música de alta calidad y con tan agradable y amplia presentación lo convierte, para mi, en un equipo de referencia en este rango de precio. Adicionalmente, la multitud de opciones de conexión, configuración y salidas lo sitúan en un muy amplio rango de oportunidades para su uso. Bien hace la web de Weiss en describirlo como una multi herramienta del audio digital.



La configuración "casi" plug & play (te estoy mirando a ti, usuario de Windows, que tendrás que actualizar controladores -probablemente-), la calidad del audio y la multitud de opciones que permite lo hacen un DAC muy atractivo, tanto para su uso personal como profesional. Obviamente serán lo usuarios más versados en el tema del tratamiento de archivos digitales, quienes se verán más beneficiados por el uso del Weiss DAC 204. Haciendo uso de otra frase hecha. Hay que probarlo para apreciarlo. Por favor, darle una oportunidad a esta maravilla.


Donde comprar.

El Weiss DAC204 fue enviado directamente por Weiss a Et Sona para esta review como unidad de préstamo. Es posible comprar a través del distribuidor oficial en España.


El equipo reseñado tiene un PVP de €3.800,00 en nuestro país.


Galería.




Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page