top of page
  • Foto del escritorFernando

Aesthetix Mimas

Actualizado: 17 may

Un amplificador integrado de referencia con un sistema híbrido que combina válvulas y componentes discretos.



¿Qué os viene a la mente cuando alguien les pregunta cuál sería su equipo ideal? Tal vez una marca o un modelo de amplificador en particular. Pero, pensemos en características.


Si les preguntara, ¿qué debe tener el amplificador integrado ideal?, ¿qué responderían? Yo comenzaría por pedir que tuviera válvulas. Que tuviera oportunidad de conectar varios equipos a la vez. Una potencia razonable pero, sobre todo, honesta. Múltiples funciones de personalización, no tanto en cuanto al sonido, sino la capacidad de controlar cada entrada en cuanto a su nivel, orden, etc. Pediría que fuera escalable, es decir, un diseño modular que permitiera cambiar y modificar componentes para añadir o actualizar funciones. Bueno. Todo esto, y más, lo tiene el Mimas. El amplificador integrado de la compañía norteamericana Aesthetix. Ya adelanto que esta entrada será extensa, por que el Mimas da para hablar de mucho, muchísimo.


Cortesía de Alma Audio, distribuidor en España de la marca, presentamos la reseña de este magnífico integrado que ha re-definido mi percepción de lo que puede ser la alta fidelidad.


Construcción.

Comencemos por dirigirnos al elefante en la sala. El Mimas es un amplificador de los grandes. El tamaño es ligeramente mayor a lo que se considera el "estándar" para equipos de alta fidelidad. Considerar esto si planean su compra y han decidido ya por un mueble para alojarlo. Por otro lado, el chasis de aluminio es, en una palabra, impresionante. Con un acabado y maquinado de precisión que deja, más que por sentado, que se trata de un equipo de muy alta calidad. El equipo cedido para las pruebas era en acabado color negro, pero también se encuentra disponible en acabado color metálico.



El frente es sobrio pero con detalles de diseño tanto sutiles como agradables. Destaca, aún en el chassis negro, la pantalla del Mimas, no solo por el brillo que contrasta con el acabado cepillado del metal, sino por el atisbo que da hacia la electrónica y componentes internos del equipo. Se trata de una pantalla de segmentos luminosos que, a su vez, guarda algunos trucos bajo la manga, como el hecho que hace las veces de control de volumen. El ajuste se realiza presionando ligeramente cualquiera de los extremos de la pantalla. Ingenioso, ¿no les parece? Tanto destaca que me recuerda, en parte, al ojo del ordenador HAL-9000 de odisea del espacio. No por el color ni la forma, sino por la atención que comanda y su centrismo en cuanto a la operación e interacción con el integrado se refiere.


Completan el frente del equipo 5 botones con forma triangular, que recuerdan al logo de la marca, así como un conector para auriculares. Indicadores luminosos en forma de LED acompañan a algunos, para indicar funciones o activación, por ejemplo, del atenuador.


La cubierta superior presenta ranuras de ventilación, algo necesarias pues, debemos recordar que en el interior se albergan un par de válvulas y otros componentes que despiden calor, además que el amplificador opera en configuración AB.


En el panel trasero, como es habitual, encontramos las conexiones. El Mimas ofrece muchas y aún más opciones. En los extremos del posterior encontraremos los postes para la conexión de altavoces. De excelente calidad y útiles para distintos tipos de conectores.



Comenzando de izquierda a derecha, encontraremos, según las opciones de configuración 2 espacios en blanco o, en el caso de la unidad que he reseñado, la expansión de tarjetas phono y DAC.


La sección de phono, disponible como opción adicional, cuenta con 2 conexiones RCA, útiles para cápsulas MC y MM, opciones configurables en el menú del equipo. Se trata de un previo compuesto por un circuito completamente discreto, que utiliza materiales de la más alta calidad. Tanto la carga y ganancia son también opciones que se pueden especificar desde el propio equipo.



El DAC, también una opción, permite la decodificación de archivos PCM de 24 bit/192 kHz, y DSD 64. Según el display del equipo, soporta archivos con sampling de hasta 24-bit/192kHz, con la opción de 352.8kHz y 384kHz a través de USB y DSD 64 (SPIDIF y USB) y DSD 128 por USB. Vamos, que no os hará falta un DAC externo. Hablaremos más a detalle de la firma sonora cuando abordemos el tema de como suena el Mimas.


La sección de preamp del Mimas utiliza 2 válvulas 6DJ8 (6922), una por canal. En formato fully differential, lo que supone una disminución en interferencia y un incremento en rango dinámico. Es un modelo heredado de otro componente de la marca, el previo Calypso. Esta sección otorga al Mimas una firma acústica bastante personal y diferenciada con respecto a otros equipos, pues la integración de las válvulas nos permite percibir un sonido más musical y menos analítico a lo que esperaríamos de un equipo de esta configuración y rango de precio.



No debemos dejarnos engañar por la apariencia sólida y sobria del Mimas, se trata de un amplificador inteligente, con un sinnúmero de opciones de personalización y configuración. Dado lo anterior hay que aclarar una cosa, el Mimas tiene una ligera curva de aprendizaje a efectos de familiarizarse con su operación y funciones. Nada del otro mundo, leer el manual y aprender unos cuantos pasos. Una vez configurado todo a la preferencia del usuario, es posible aproximarse de un modo más amable a la operación del equipo.


Por dar ejemplos de lo anterior. El amplificador sabe que entradas tiene disponibles, según se encuentre equipado con los módulos de phono y DAC, respectivamente. Permite el ajuste automático del brillo de la pantalla en función de la luz ambiental, entre muchos otros pequeños detalles. Igualmente, es posible inhabilitar aquellas entradas que no se encuentran en uso, por lo que el cambio de, por ejemplo, Analógico 1 a TT 2, puede hacerse con un par de clicks en el mando únicamente.



Algo que también merece mención aparte es el control de volumen del amplificador. No sólo por la curiosa implementación del mismo en el contorno de la pantalla, sino por su arquitectura. Está integrado por una red de resistencias que operan en modo switch, es decir, que en lugar de operar como una resistencia variable como los potenciómetros tradicionales, el control está construido a partir de componentes discretos, que varían la resistencia en función del input que reciben, lo que permite un contacto eléctrico más sólido, con mayor consistencia en la separación de canales y una menor sensibilidad a contaminación (polvo) y al desgaste, al operar de forma eléctrica, no mecánica.


El mando que acompaña a mi unidad es sorprendente. Es, en si mismo, una expresión de la capacidad técnica de la marca. El maquinado es impoluto, pues se trata de una construcción de 2 piezas de aluminio, con el mismo acabado color negro que el amplificador. Los botones son de caucho, con un tacto de calidad y firmeza rara vez visto en este tipo de complementos. Por si fuera poco, los pulsadores están retro-iluminados, lo que permite su operación en situaciones de poca luz. Vamos, han pensado en todo.


Como suena.

El escuchar el Mimas significa replantearse varios prejuicios que, como aficionados al audio, invariablemente nos formamos. En primer lugar, la afirmación que, los amplificadores integrados no suenan tan bien como los componentes separados. En segunda instancia, que es necesario gastar más de €20,000 para tener un componente high-end y, por último pero no menos importante, que debemos elegir entre el streaming y el formato físico (más allá de la distinción análogo o digital) para decantarnos por equipos que funcionen mejor con uno u otro. Pero, como en Et Sona nos gusta ser metódicos, vamos por partes.


Para disfrutar del Mimas hice uso del equipo siguiente:

Fuentes:

  • Tocadiscos Sony TT PST15 DD con fuente de alimentación y cableado modificado. Cápsula MC Audio Technica AT-OC9 III, Cápsula MM Audio Technica ATVM95ML.

  • Reproductor CD Sony CDP-338ESD.

  • MacBook Pro - Apple Music (Definición más alta según tema).


Interconexiones:


La salida de audio fue a través de las KEF Q350 y los cables de altavoces son Inakustik Silver. Para la escucha aproveché varios discos que tengo en fila para reseña. Entre ellos:


Chet Baker & Jack Sheldon - In Perfect Harmony: The Lost Album. (CD) Comienzo por aclarar que no soy seguidor de Chet Baker. Nada personal, mis preferencias se alinean mejor con otros artistas. Dicho lo anterior, no es algo que me impida apreciar la buena música. Para nada. De hecho, este disco lo he disfrutado bastante. El tema 5, Historia de un amor ha sonado fantástico a través del Mimas. Con una musicalidad impresionante y una bella tonalidad otorgada no sólo al latón, sino a la voz al interpretar la canción. Claridad, escenario, tonalidad, una experiencia realmente agradable de la mano del Mimas. La sola introducción, con la trompeta y el platillo causa ya una agradable sensación en el escucha. La línea del bajo se encuentra bien sujeta al fondo del tema, con una profundidad y definición muy agradable. La voz se presenta en su peculiar textura con mucha personalidad y transmite mucho sentimiento. Sobre el minuto 2:20, con el solo de trompeta, se asegura la piel de gallina conjurada, mayormente, por la impecable presentación del Mimas.


The Modern Jazz Quartet - Fontessa. (vinilo) Todo un clásico que, además, nos permite una excelente oportunidad para probar la resolución en agudos del Mimas, pues el inicio del primer tema, Versailles, abre con una ola de brillantes, cortesía de los platillos de Connie Hall y el vibráfono de Milt Jackson. El Mimas permite la escucha de este tema a volúmenes altos, no puedo decir lo mismo de otros amplificadores, que exaltan el brillo hasta tonos casi desagradables. A lo largo del álbum, el Aesthetix presentó en todo momento un excelente tono y, sobre todo, escenario. La tarjeta de phono del Mimas demostró gran capacidad de manejo de las señales, tanto de la cápsula MM como de la MC, prefiriendo de manera personal, la presentación y sonido generado por la segunda.


Frank Sinatra - In the Wee Small Hours. (Streaming) Este disco es, sin duda, un clásico en toda regla. A través del resolutivo y agradable DAC del Mimas fue posible exprimir hasta el último Bit del archivo Hi-Res Lossless de Apple Music. La voz de Sinatra conservó su característico tono y presentación, con una dimensión casi sobrehumana al cantar con el sentimiento que el intérprete plasmó en este disco. Nuevamente el factor "piel de gallina" fue facilitado con el Mimas en los momentos más inesperados del álbum. Imposible no despertar sentimiento con la combinación Mimas + Sinatra. Mood Indigo, os garantizo, os hará caer en un trance musical el cual, por otro lado, continúa a lo largo de la grabación, gracias a la unidad del concepto que Sinatra imprimió en el mismo. Hay quien incluso, se atreve a afirmar, que se trata del primer "concept album".


En general, el sonido percibido a través del Mimas es la expresión de lo que, a mi entender, debiera ser el sonido de un equipo de alta fidelidad. Escenario detallado y bien definido, con gran amplitud y espacio. Un sonido con silencios pronunciadamente negros y cero ruido de fondo. Agudos cristalinos y con un brillo musical y controlado, medios ligeramente cálidos y con excelente definición y un bajo contundente y articulado que no deja indiferente.


Por último, me gustaría abordar el sonido percibido a partir de la salida para auriculares. Para este test he hecho uso de una grabación de 2L, Tuvayhun - Beatitudes for a Wounded World. La cual escuché a través del SACD y unos auriculares Hifiman Sundara Closed. Solo conectar los auriculares a la salida del Aesthetix, este los detecta automáticamente y deja de enviar sonido a los altavoces para hacerlo llegar a los "cascos". El Mimas viene, por defecto, con un amplificador de auriculares de 1/3 Watt a 32 Ohms. Es posible agregar la opción de amplificación clase A, con potencia de 1 Watt a 32 Ohms en una implementación de arquitectura discreta, es decir, componentes electrónicos individuales, a diferencia de componentes integrados. En este apartado he de decir que, mientras el sonido percibido fue muy placentero, si que noté la falta de potencia, pues mi unidad de reseña no contaba con el amplificador opcional (creo es la única opción que le hace falta). Siendo que los auriculares elegidos para la prueba agradecen la potencia. Como nota, y a efectos de aclarar mis comentarios en este punto, unos auriculares que no requieran tanta potencia, seguro harán un trabajo fantástico. La calidad del sonido percibido no se vio afectada, únicamente la potencia dirigida a la salida.


Datos Técnicos.

Potencia de salida

150W a 8 Ohms, 280W a 4 Ohms

Ancho de banda a potencia total

4-150kHz

Distorsión Armónica Total

<1%

Entradas

5 RCA o XLR (Balanceada)

Control de volúmen

Red de resistores con 88 pasos de 1dB

Dimensiones

43.4 x 44.9 x 14 cms

Peso

20 kgs

Válvulas sección previo

2 válvulas 6DJ8 (6922)

Conclusiones.


El Aesthetix Mimas es, no solo un integrado de alta fidelidad. Es, a mi parecer, un equipo High End. No me sorprendería si alguien compra el equipo y lo usa el resto de su vida sin, siquiera, plantearse el cambio. Así de bien suena y así de capaz es. En cuanto a la construcción, tampoco pongo en duda que sea un amplificador de los que duran toda la vida. Se ve sólido por fuera y por dentro. La construcción es impecable y de altísima calidad. Os prometo que no estoy exagerando.



El sonido, como he suscrito anteriormente, es también de muy alta calidad. Con una capacidad extraordinaria para dibujar el escenario y una claridad impresionante. Fácilmente se identifica que se trata de un sonido de alta fidelidad por los atributos anteriores y, además, por el tono musical que imprime a sus fuentes.


Por otro lado, cabe considerar que existe algo de “juego” para alterar levemente el tono del equipo, a través del llamado rodaje de válvulas, es decir, el cambio de las mismas.


La capacidad de configuración y expansión del Mimas, así como la posibilidad de actualizar el sistema operativo lo hacen, hasta cierto punto, un equipo future proof. No veo imposible que Aesthetix produzca, en un futuro, nuevas expansiones para el Mimas. (Sobre esto, he enviado un correo preguntándoles, actualizaré esta entrada cuando reciba una respuesta).


El Mimas es una expresión de lo que una empresa como Aesthetix es capaz de hacer si se eliminan barreras de costes en el desarrollo y construcción del equipo. Todas las decisiones tomadas en el desarrollo y ejecución del Mimas apuntan a una mentalidad de ofrecer el mejor producto posible. Las fuentes de potencia sobredimensionadas, la implementación de arquitectura discreta, la adaptación del previo a válvulas, la creación del sistema operativo, las decisiones con respecto a la distribución de las entradas, etc. El Mimas es un amplificador integrado muy serio, muy sólido y muy conseguido. Me atrevo a decir, incluso, es excelente.


Otra consideración al plantearse la compra del equipo. No incluye el cable de corriente, por lo que podéis utilizar el que más os guste.


Donde comprar.


El equipo está disponible a través de Alma Audio, quien también ofrece otros productos de excelente calidad y prestaciones. Por favor, visiten su página y confíen en que serán atendidos de la mejor manera.


El coste del equipo, al momento de la review, es de €14.090 con las opciones de DAC y previo de phono. Para este equipo, en específico, Alma Audio lo tiene en promoción por €8.750, puesto que se trata de un Demo. Incluye las tarjetas de DAC y Phono, así como el mando metálico. Avalo personalmente que el mismo está en excelentes condiciones, tanto estéticas como operacionales.


Alma Audio. Calle Huertas No. 11. 28220 Majadahonda (Madrid). Cita previa: +34 607 846 527. https://www.alma-audio.com/es/


Galería.


Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page