top of page
  • Foto del escritorFernando

Vyda - Orion RCA Cables

Actualizado: 2 may

Impresionante cable de interconexión RCA con muy altas calidades.



Producto, tal vez, de una mezcla de admiración y curiosidad, hace ya muchos años que aprendí a escuchar con atención a las personas que saben más que yo sobre cualquier tema en particular, sobre todo si es de mi interés.


Fue en este sentido que, entre medio de una conversación sobre cables de alta fidelidad, Jorge de Alma Audio tuvo la gentileza de referirme a los Vyda Orion. Un cable de interconexión RCA de altas prestaciones, mismo que amablemente me hizo llegar para que tuviera oportunidad de probarlos. Mi más profundo agradecimiento. No puedo más que sincerarme igualmente con mi primera impresión. Señores cables. Pero, antes de entrar en materia, hagamos una pequeña reseña de la marca.


Vyda Laboratories es una marca Italiana de alta fidelidad. La marca afirma utilizar una técnica de criogenizacion para el tratamiento de sus cables misma que, según aseguran, estabilizan el material conductor a nivel molecular y, como resultado, mejoran todos los aspectos de la reproducción de sonido.


El proceso parece muy interesante, llegando a enfriar los cables hasta -300ºF mediante nitrógeno. Luego sometiendo los a un proceso de regulación a más de 100ºF.


Adicionalmente, las terminales de los cables son chapados en rodio o plata, hasta en 15 micrones, a efectos de mejorar la calidad de contacto de los mismos.


Construcción.


Los cables Vyda Orion que me han facilitado están construidos en color negro, con las fundas centrales y las terminaciones en el mismo color. Destacan, como es notorio en las fotografías, las reducciones a cada extremo del centro, maquinadas en acero inoxidable y gravadas con el logo de la marca. Igualmente, las terminaciones propietarias en los conectores, hechas de un material similar y con excelente maquinado. Como dato curioso, dado el tamaño del conector, es posible "desmontarlo" para asegurarse de que pueda ser conectado adecuadamente al equipo.


El cable interior es, según la marca, plata 99,9999% pura, teniendo la opción de optar por un compuesto distinto, siendo el mismo una aleación de cobre y plata, para la serie HFC. Esta última versión, según el fabricante, aporta un perfil sonoro distinto*. Los cables que he probado yo son la versión en plata. Los cables se venden en una longitud estándar de 1,20 metros, aunque otras medidas pueden ser solicitadas a la compañía bajo pedido.


Como muchos de los cables de alta fidelidad, los Orion son direccionales, indicando la correcta implementación en una etiqueta en el centro del mismo, en la que también se expresa el modelo del cable en cuestión. A su vez, la compañía ha desarrollado una geometría propietaria, con la intención de eliminar las interferencias por RFI, esto se traduce en un escudo que recorre la longitud total del cable.


Como suena.

Para escuchar los Vyda Orion los ocupe en diversas configuraciones y a través de distintos equipos. En primer lugar los utilicé como conexión entre el previo de Phono Qualiton y mi previo McIntosh MC502. En un segundo momento, en la misma implementación con un amplificador integrado Gato Audio DIA-400S y, por último, como conexión entre mi reproductor de CD (Sony CDP-338ESD) y un amplificador integrado Aesthetix Mimas. En todos los casos, el perfil de sonido característico de los Vyda Orion fue notorio y homogéneo. Esto en si mismo, dificulta que produzca una lista de temas musicales, como suelo hacer, así que trataré dar una explicación global del sonido que logré percibir cuando pasé señal a través de los cables.


En general, los cables favorecieron un sonido muy claro, con excelente definición y un escenario muy amplio, cuyos espacios se distinguían con claridad y permitía aire entre los diferentes instrumentos en las grabaciones. Dibujaron con claridad las frecuencias altas, sin permitir destellos de extremo brillo en el espectro. En medios favorecieron una presentación cálida y bastante equilibrada. En frecuencias bajas noté un ligero incremento en cuerpo y definición. El suelo del silencio era particularmente oscuro, con una propiedad casi de vacío, lo que favorecía tremendamente a las grabaciones con buen rango dinámico.


Hablando de rango dinámico, el ataque y decadencia de instrumentos de cuerda se vio felizmente representado gracias a los Vyda, que les otorgaban una textura casi táctil a través del resto de la cadena de reproducción. En este sentido puedo destacar, como ejemplo, el bajo de Charles Mingus en Pithecantropus Erectus. Representado no solo con una textura impresionante, si no con la personalidad que el afamado Jazzman le imprimía en el escenario gracias a ese exceso de carácter que, valga la redundancia, le caracterizaba.


En general, es un sonido que describiría como muy equilibrado y cálido. La presencia y volumen de los bajos fue notable y muy equilibrada. Sin duda, se trata de un componente de altas prestaciones. Se suele decir que los cables de plata tienen mejor presentación en el rango alto del espectro pero, en mi experiencia con los Vyda, diría que su fortaleza fue una presentación bastante sólida y con cuerpo en las frecuencias bajas, sin que esto dejara de lado la magnífica presencia y escenario que proyectaron en el resto del rango. El cruce entre las frecuencias medias y bajas fue manejado espectacularmente bien por estos cables y, sin duda, con altavoces que presentaran mejores bajos que mis KEF Q350, se habría apreciado un desempeño aún mejor.


Conclusiones.

Los Vyda Orion son cables high end y, como tales, son la guinda del pastel. Me refiero a que serán, posiblemente, el último componente que se integre a un equipo hifi consolidado y definitivo. Hay muchas razones para que nos gusten los Vyda Orion. Su alta calidad, atractivo diseño y altas prestaciones los hacen, a mi parecer, casi irresistibles para cualquier audiófilo. Sin embargo, seamos honestos. No son cables económicos y no tienen por qué serlo. Tan solo considerando los materiales y acabados utilizados en su construcción queda claro que estamos ante un producto que, además de altas prestaciones, confiere un estatus.


El perfil de sonido que los cables presentaron en mi equipo, sin duda, complementó algunas de las áreas de oportunidad del mismo, permitiendo que se presentara mayor fortaleza en el rango de frecuencias bajas. A la vez que empatizó de manera excelente con el rango medio que es, a nivel personal, donde me parece que está una de las fortalezas. De esta manera considero, sin lugar a dudas, que los Vyda Orion afectaron, positivamente, el sonido de mi equipo.


En este orden de ideas, bastará con probarlos para que, una vez comprobada su compatibilidad con el sistema en términos sonoros, el comprador pueda afirmar que ha comprado sus últimos cables de alta fidelidad. La calidad en los materiales y la construcción los hace cables para toda la vida. La calidad del sonido que se percibe a través de los mismos, los hace cables para disfrutar un buen equipo de música.


*Errata: incorrectamente se había expresado que el coste de la versión HFC era inferior a los Silver line. El fabricante ha aclarado que el coste es el mismo. La diferencia consiste en un perfil de sonido distinto.


Donde comprar.


Como referí al inicio de esta entrada, el distribuidor para España de los cables Vyda es Alma Audio. Calle Huertas No. 11. 28220 Majadahonda (Madrid). Cita previa: +34 607 846 527. https://www.alma-audio.com/es/


El PVP al momento de la reseña es de € 5.580,00. Alma Audio - Vyda Orion RCA


Galería.




Entradas relacionadas

Ver todo

Commenti


bottom of page